El empoderamiento, estrategia para el cambio


Publicado en: 5Días
Publicado el: 19-07-21
/ / El empoderamiento, estrategia para el cambio

Por María Elena Piscoya, socia del Club de Ejecutivos.

El desarrollo personal y social requiere de personas decididas e intencionadas.

Desde la perspectiva del valor, el empoderamiento cimienta sus bases en los aspectos positivos del ser humano, al que lo hace dueño de fortalezas, capacidades y competencias que le permiten tomar el control de su vida. Esto supone una confianza desarrollada, una capacidad de proyección, buena actitud hacia el cambio y disposición para el aprendizaje.

Asimismo, todo estudiante debe asumir el control de su aprendizaje, de sus procesos de formación, para desarrollar sus competencias personales y profesionales.

El empoderamiento es un proceso de conversión en el que el estudiante se va reconociendo como protagonista del proceso educativo. No siempre se dan los espacios ideales, pero el estudiante empoderado demanda mayores exigencias en el proceso de enseñanza/aprendizaje.

Los estudiantes empoderados están dispuestos a aprender, a desarrollar sus capacidades, para fortalecer su confianza, su visión y su habilidad relacional. De ahí la importancia de dotarlos de poder, de que sean ellos los que tomen conciencia de sus intereses y de sus posibilidades. Como explica Julian Rappaport, el empoderamiento implica que las personas adquieran nuevas capacidades en el contexto de la vida diaria y no por medio de especialistas.

Expertos de la ONU definen que el empoderamiento requiere un entorno favorable que permita la participación de las personas en las decisiones que afecten su vida en diversos niveles: económico, social y político.

Por lo tanto, la educación debe crear ambientes de aprendizajes sensibles y de escucha atenta, donde se estimulen el crecimiento personal y social, el respeto a la diferencia, la responsabilidad, la participación, la crítica constructiva y el reconocimiento de las múltiples capacidades de los estudiantes como protagonistas de la labor educativa. Y de ese modo puedan llegar a ser actores de una sociedad mejor.