La filosofía como herramienta para ser mejores


Publicado en: Última Hora
Publicado el: 26-07-21
/ / La filosofía como herramienta para ser mejores

Por Sandra Zandona, directora del Club de Ejecutivos.

“La filosofía no es para crear filósofos, es para crear consciencia.” ¿Es realmente útil? ¿Para qué sirve?

El sistema yerra al no enseñarnos el verdadero valor de la filosofía. No nos enseña a utilizarla para ser mejores personas, mejores empresas, una mejor sociedad.

Somos seres pensantes, pero ¿sabemos cómo pensar?

Estudiar a los sabios del pasado nos da perspectiva, nos permite entender de dónde venimos y porqué estamos como estamos.

El verdadero valor de la filosofía se encuentra en que nos permite aprender a articular el pensamiento. Argumentar. Tomar decisiones. Somos seres pensantes, y tenemos que aprender a tener un pensamiento crítico.

Filosofía es hacernos preguntas. Preguntarnos a dónde se dirige nuestra sociedad, qué es verdad y qué es mentira. Filosofía es crear un puente entre la teoría y la práctica, entre las ciencias y las técnicas, las humanidades y las letras.

¿Cómo podríamos plantearnos cuestiones como la inteligencia artificial, sin considerar al ser humano en medio de todo esto? O por poner un ejemplo más “de la casa”: ¿cómo podría yo, como profesional de la salud, enfocarme en solucionar el problema bucodental sin preguntarle sobre sus hábitos, la manera en que se alimenta y cómo se siente anímicamente para iniciar y lograr el éxito sostenible a largo plazo del tratamiento?

Una solución enfocada solo en el problema puntual no es, realmente, una solución. Es un parche a algo mucho más grande que terminará saliendo a la luz otra vez.

La filosofía fuera de las clases supone cuestionar el mundo que nos rodea. Hacernos preguntas implica desarrollar nuestro pensamiento crítico. Es decir, la capacidad de entender nuestro mundo y la interrelación de este con el de los demás.

Si nuestra capacidad de entender nuestro propio mundo es limitada, lo será también nuestra capacidad de entender el mundo de los demás. Y será también limitado nuestro pensamiento crítico para con el mundo que nos rodea.

En fin, de qué manera debemos entender y reaccionar frente a estos fenómenos actuales:

● “Fakenews”.

● Críticas a nuestra forma de vida.

● Bombardeos de información constante.

● Digitalización de cada aspecto de nuestra existencia.

Todos estos factores que caracterizan el mundo en que vivimos requieren que tengamos el pensamiento crítico para poder sobrellevarlo. Que podamos decidir, que sepamos diferenciar, como bien decía Epicteto, “qué es lo que depende de nosotros y qué es lo que no depende de nosotros”.

Cómo aplicar la filosofía en nuestras empresas. La filosofía como práctica en las empresas nos permita hacer mejores preguntas para tomar mejores decisiones contemplando un panorama mucho más amplio (lo que repercute en la sociedad y en nuestra comunidad).

Un panorama al que solo accedemos cuestionando, interesándonos por los demás, interactuando y analizando.

Gracias a la filosofía podremos atravesar los desafíos que se vienen en un mundo post-pandemia, y podremos adaptarnos a las nuevas maneras de trabajar y socializar de una manera consciente y respetuosa con nuestros equipos, nuestras organizaciones y nosotros mismos.

La filosofía es propia de los jóvenes de una manera natural y también lo es de la persona más experimentada y prudente. Es tan dinámica y actual y a la vez clásica y cauta.

Filosofía es esa pausa en donde nos hacemos preguntas, en donde salimos del molde y resignificamos nuestro propósito de vida, de nuestra empresa y nuestro legado al mundo.