Paraguay es víctima del cambio climático


Publicado en: 5Días
Publicado el: 08-11-21
/ / Paraguay es víctima del cambio climático

Por Katy Guillen, socia del Club de Ejecutivos.

¿Qué hay detrás de la presión a un país que casi nada aporta al panorama mundial de contaminación?

Paraguay debe asumir políticas y compromisos serios para proteger al medioambiente, dentro de un marco que garantice su soberanía y el desarrollo sustentable del motor de su economía: la producción de alimentos.

¿Quiénes contaminan? ¿Por qué se presiona a países como el nuestro a asumir compromisos que afectarán en nada a la emisión mundial y perjudicarán gravemente a nuestra economía?

La producción agrícola, ganadera y forestal del país contribuyen al 50% del PIB del país involucrando a una cadena de micro, pequeños, medianos y grandes productores.

¿Cuál es el peso de Paraguay en la contaminación?  China, EE. UU., Unión Europea, Rusia, India y Japón son responsables del 67% de la emisión del CO2, mientras que el Paraguay del 0,09% en este panorama internacional. Esto, sitúa claramente a Paraguay en víctima del cambio climático, no en el responsable.

En el 2017 el Richard Heede, Climate Accountability Institute publicó un estudio que evidencia que tan solo 20 empresas que extraen petróleo, gas y carbón son responsables del 33% de la emisión de gases de efecto invernadero, y 12 de estas compañías son estatales.

En 2019 el 80% de la producción de energía en EUU vino de combustibles fósiles y el 80% del consumo de energía del petróleo, el gas y el carbón. El 7 de setiembre la BBC publicaba que Reino Unido había reencendido una vieja fábrica de carbón porque era más barata.

¿Entonces? Pongamos las cosas en su lugar. Exigen a países pequeños sacrificios mayores, mientras los “desarrollados" siguen quemando y produciendo combustibles fósiles porque es más barato. ¿Podría ser también porque la producción de alimentos en la que somos eficientes compite fuertemente con producciones subsidiadas? Como diría María Elena Walsh… Me dijeron que, en el Reino del Revés, un ladrón es vigilante y el otro es juez.