¿Será que existirá la jubilación?


Publicado en: Última Hora
Publicado el: 21-12-21
/ / ¿Será que existirá la jubilación?

Por Luigi Picollo, socio del Club de Ejecutivos.

La preocupación básica de la gran mayoría de los paraguayos es mantener su empleo en un mercado incierto. Y, a la vez, capacitarse durante el poco tiempo libre que dispongan a fin de lograr mayores ingresos futuros, aspirando a calificar para un mejor trabajo inmediato. Dentro de esa lógica de corto plazo, se supone que el largo plazo está asegurado por una incuestionable “jubilación” que el sistema lo garantiza. La pensión por jubilación es una “creencia popular”, pues la mayoría no le dedica tiempo a entender si eso es realista, viable, está bien administrado. Y también si la sustentabilidad del sistema jubilatorio es un criterio de evaluación de candidatos políticos. La verdad incómoda es que el sistema jubilatorio en la mayoría de los países ricos y pobres estará quebrado en el medio plazo.

En el país más rico del mundo, Estados Unidos, el sistema de Social Security y Medicare actualmente es flujo de caja negativo. El valor presente de todos los futuros beneficios prometidos a los jubilados americanos en pensión y servicios médicos, menos el capital de su sistema social que son US$ 5 trillones, menos lo que con la legislación actual se prevé cobrar futuramente en impuestos y contribuciones, da un faltante de caja (pasivos no financiados) tan absurdamente grande. Ello hace que las proyecciones, en el mejor de los escenarios, sea 4 veces y en el peor 10 veces el tamaño de toda la deuda del gobierno americano. En otras palabras, un país estable, serio, regulado, con información pública transparente y una moneda estable, en lo que respecta a los pagos futuros en pensión y salud de sus ciudadanos, está quebrado en cualquier escenario. Este tema es tan candente, que cualquier político debe debatir públicamente su plan de cómo salvar al sistema jubilatorio y convencer al electorado para que sea votado.

Paraguay no es diferente. El propio Ministerio de Hacienda estima que la previsional pública en el 2021 será deficitaria en US$ 184 millones, en el 2026 se quedará sin caja, en el 2029 su déficit superará US$ 3,500 millones. El déficit jubilatorio es tan grande que superará el servicio de la deuda pública, y precederá lo considerado para obras e inversiones públicas. Sin cambios, en poco tiempo todo el país trabajará para los que ya se jubilaron, no habrá una sola obra pública. Y la deuda soberana tendrá su calificación de crédito disminuida considerablemente.

En términos simples, solo existen dos las alternativas de solución inmediata a un sistema de jubilación quebrado: (i) el gobierno debe incrementar el aporte de los trabajadores actuales aún no jubilados, y (ii) reducir los beneficios a los ya jubilados.  De cualquier forma, alguien debe de pagar. Esta noticia es tan dura que todos ignoran el elefante que está en la sala.

Este problema explotará tan rápido que afectará al próximo gobierno, pues los recursos del Estado serán drenados por las cajas jubilatorias sin que sobre nada para cumplir cualquier promesa de campaña. Será tan serio como lo fue la pandemia para el actual gobierno, pero no habrá vacuna que lo solucione, villano externo a quien culpar ni ayuda externa que pueda salvar. Será 100% responsabilidad local. Y sabemos que, si Paraguay se complica financieramente por su propia cobardía política, mala gestión interna, injusticia e inequidad en las jubilaciones de sus ciudadanos, al mundo le importa cero. Nadie prestará plata para pagar esta causa. El FMI ya aprendió con su mayor acreedor, Argentina, que plata prestada a una clase política irresponsable que no enfrenta y resuelve problemas reales, es plata perdida, además de prestigio perdido, pues el que presta al que no merece es corresponsable.

Si el tema central en las próximas elecciones no es arreglar el sistema de jubilaciones, reformar la administración previsional, no existirá una jubilación. E igualmente valdrá una vana promesa que nos hagan.