Integrar a los políticos al Paraguay real


Publicado en: La Nación
Publicado el: 05-12-21
/ / Integrar a los políticos al Paraguay real

Por Jaime Egüez, presidente del Club de Ejecutivos.

Es relevante notar que, en estas últimas semanas, la continuidad de políticas anteriormente acordadas por una gran parte de la sociedad y por las autoridades del Congreso y del Poder Ejecutivo como una política de Estado casi naufraga en un mar de posiciones y opiniones de cada segmento involucrado. Pero  primó la cordura. Primó la construcción de la verdad y de la responsabilidad de sostener “una política de Estado” por lo menos en lo referente a la educación. No obstante, aquí se demostró uno de los mayores desafíos que aún tenemos como República. Y es el construir acuerdos, que luego de ser plasmados en leyes, tengamos la consistencia en sostenerlas como políticas de Estado.

Quiero usar unas líneas para expresar que una política de Estado no solo transciende a uno o varios gobiernos, sino que perdura y permea en caso de ser eficaz en una mejora colectiva de todos. Por esto es importante acordar estos puntos y luego sostenerlos por el tiempo que hayamos de ejecutarlos.

Los actores que en cada periodo de gobierno se sientan en la mesa de toma de decisiones del poder para guiar a la República hacia su crecimiento, progreso y evolución deben estar bien preparados. Y no solo intelectualmente, sino además, tener la formación adecuada para orientar sus acciones al logro de las políticas de Estado.

Hoy en día creo que tenemos un gran espacio para mejorar la construcción de estas políticas. Ahora en el nivel de la discusión y de aporte de ideas la libertad existente nos permite avanzar. Pero lamentablemente vemos que se plantean muchas posiciones personales, posiciones alejadas de datos concretos y percepciones particulares que van de un tema a otro.  Encontramos un poder político que de alguna manera no refleja las necesidades reales de la población. La misma que demanda políticas de Estado que tengan como objetivo crear las condiciones de un Paraguay mejor.

Hay que mirar los temas urgentes con una visión de largo plazo. Por lo mínimo una visión de tres periodos de gobierno. La prioridad de un Estado es ser más eficiente. Todos saben que no podemos sostener más el crecimiento desorganizado que tiene hoy el Estado. Saben que es urgente tratar la ley de reforma del servicio civil. Nuestro futuro demanda que se tome ya acción hoy en el presente. Pero hasta el momento no hemos podido acordar lo que es prioritario. Ello, porque aún nos basamos en intereses particulares de determinados grupos políticos que buscan sostener el status quo que les da la estructura actual.

Sabemos que la Caja Fiscal del Estado necesita una reforma urgente porque cada año su pérdida es cada vez más preocupante. Pero al igual que la anterior iniciativa, no podemos encontrar una posición clara para avanzar, puesto que se halla liderada por el sector político. Hoy la clase que detenta uno de los espacios de poder, como el Congreso, está alejada de la realidad acuciante de decisiones que impulsen un Paraguay más competitivo. Un Estado más eficiente, una estructura que sea clara en las reglas de desarrollo e inversión. Hoy nos falta que los políticos se suban al barco del esfuerzo de todos los paraguayos.